La focaccia: ternura en la mesa

Óptima para meriendas y tentempiés, la reina de los aperitivos: rica sola, una gozada en compañía.

La comían ya los etruscos y después los romanos, “panis focacius”, (del latín panis = pan, focus = fuego), famosa y amada en Italia y en el extranjero, la focaccia se convirtió rápidamente en una parte importante de la vida cotidiana. ¿Qué es la focaccia? Prácticamente se trata de un pan plano cuya superficie, antes de la última fermentación, se pinta con aceite: existen varias versiones: desde la más sencilla con aceite de oliva, hasta las versiones con romero, quesos, tomates cherry o cebolla.
Hoy podemos disfrutar de esta maravilla fermentada tanto sola como tentempié, que como alternativa a una comida completa.

Ingredientes

para 2 focacce grandes


Harina manitoba bio (este tipo de harina hace fermentar la masa especialmente bien, de hecho, todas las pizzerías la usan en sus masas).
leche fresca bio pasterizada
aceite virgen de oliva bio
sal
azúcar
agua
levadura seca bio

Masa

800 g de harina manitoba bio
200 g de leche fresca bio
100 g de aceite virgen de oliva bio
40 g de sal
40 g de azúcar
80 g de levadura seca bio
700 g de agua

Procedimiento

  • Une todos los ingredientes en una amasadora (o amasa a mano en una tabla o en un recipiente amplio de metal) excepto la sal e inicia a amasar, añade la sal pasados 10 minutos.
  • Amasa hasta obtener una masa lisa y seca con una consistencia medio blanda, deja reposar durante 15 minutos.
  • Divide la masa en trozos de 30 g, redondéalos y colócalos en las bandejas.
  • Pasados aproximadamente 10 minutos pinta los trozos con aceite y pínchalos con los dedos.
  • Deja reposar durante aproximadamente 60 minutos.
  • Hornea en horno caliente a 200 – 230°C, bien prevaporizado, durante 15 minutos.

© 2024 ZeusIba

Privacy policy - Política de Cookies - Powered by Direzione Web